La amenaza fantasma

0

Ayer me dormí poco después de ver un adelanto de la nueva entrega de la saga de la Guerra de la Galaxias, cuyo título encabeza el presente artículo. Mientras caía en un ligero duermevelas mi cabeza comenzó a confundir las películas de Stars Wars con la situación a la que se enfrenta el socialismo valenciano.

Soñé que la amenaza que el 20-D proyecta sobre el socialismo y, en especial, sobre el socialismo valenciano, tiene mucho más de certeza que de “fantasma”.

Cierto es que en mi sueño el Señor Puig no era ni Obi Wan Kenobi, ni Han Solo, y cierto también que en los sistemas estelares de la izquierda valenciana el imperio comenzaba su andadura bajo la batuta de la señora Oltra.

Para que mentir, a esta altura del sueño andaba yo ya bastante agitado. Veía el destino de lo que antes se definía como progresismo, totalmente dominado por una ira y un resentimiento que estaba convencido sólo podía llevarnos al lado oscuro.

El imperio PabloOltrista intentaba dominar la galaxia de la izquierda con opciones de triunfo, pero también con grandes dudas. La principal, saber como construirá una base territorial sólida. ¿Cuál será su peculiar Estrella de la Muerte cuando las dudas hace tiempo que se han asentado en el Bloc y cuando el pasado de Oltra impide sumar a IU, por mucho que contrate a Ignacio Blanco como Jefe de su Gabinete Técnico?. ¿Será el PSOE quien pondrá la guinda al proyecto?. Esa es la amenaza nada fantasma.

Y enfrente, un puñado de rebeldes populares que luchan como en la película por la libertad, pertrechados en las pocas bases municipales que permanecen ajenos al poder del imperio pero blandiendo sus mejores armas: dedicación, trabajo duro y una fe inquebrantable en sus convicciones.

Cierto es que en los sistemas más alejados encontré a la dubitativa raza de los ciudadanitas, que basculando sobre el concepto de la equidistancia iban de aquí para allá, las más de las veces con el imperio, las menos con los rebeldes populares y algunas veces tentados por el reverso tenebroso, como en el caso del Consejo de Transparencia.

Desperté sobresaltado, preocupado por mi tierra, pero también reconfortado pues en la saga, como en el cine épico, la libertad y los rebeldes suelen resultar siempre vencedores.

En cualquier caso no me pierdo la película.

Comments

comments

Comparte.