El decano de la RACV sigue en sus trece y lo comunica a las entidades cívicas y culturales en una reunión

0

El actual decano de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV), Federico Martínez Roda,  ha convocado en la tarde del martes 1 de marzo a varias asociaciones cívicas y culturales valencianistas para, según rezaba el comunicado de convocatoria, “escuchar las reivindicaciones de las mismas ante el acercamiento entre la RACV y la AVL”.

Así, los representantes de las entidades se han personado en la sede de la Real Institución, en la calle Avellanes de Valencia, para escuchar los argumentos Martínez Roda para justificar esta antinatural confluencia.

El mensaje de las entidades convocadas al decano ha sido unánime: que no entregue la lengua y la centenaria Real Institución a la catalanista AVL y a los actuales poderes públicos, manifiestamente proclives al exterminio del valenciano para su sustitución por el catalán en beneficio de la construcción nacional de los ‘països catalans’. Las entidades cívicas y culturales también han pedido encarecidamente a Martínez Roda que evite tomar una decisión tan trascendente para la cultura y la sociedad valenciana en general de forma unilateral y únicamente justificada en criterios meramente económicos, aludiendo a la asfixia financiera que las instituciones, hoy gobernadas por el tripartito catalanista, están provocando en las entidades abanderadas del valencianismo cultural, lingüístico e identitario.

Martínez Roda, por su parte, ha divagado incluso sobre la posibilidad de elaborar un manifiesto conjunto con la AVL “en defensa de la identidad valenciana”, propuesta que desde algunas entidades ha sido catalogada “cómica e irónica”, ya que sería como “ver a Hitler firmando un manifiesto sobre los derechos humanos”.

El decano, en un ejercicio asimilable con una venta de humo, ha planteado también pactar con el presidente de la AVL la aceptación por parte de la entidad catalanista de la denominación ‘llengua valenciana’, cuestión que está más que aceptada por el ente oficial, desde la emisión de su dictamen de doble denominación, por el cual asume que la lengua de los valencianos puede denominarse ‘valenciano’, como se viene haciendo por la totalidad de la sociedad valenciana desde hace siglos, o ‘catalán’, como acostumbran las universidades y ciertos entornos subculturales afines a la izquierda y al fusterianismo desde los años 60 del siglo XX.

El desenlace de todo este despropósito está, pues, visto para sentencia. Será el jueves 3 de marzo en la presentación de la segunda edición de la Nova Gramàtica Valenciana, elaborada por la Secció de Llengua de la RACV con el mecenazgo del Patronat de la RACV. Mientras tanto, una de las multiseculares señas de identidad valencianas está en manos de un personaje funesto y desaprensivo que parece haber entregado a la entidad abanderada de la genuina cultura valenciana al oro catalanista de la AVL y las políticas del tripartit.

Comments

comments

Comparte.