El decano de la RACV afirma desvincularse del Patronat, cuando Patronat se desvinculó de él hace casi un año

0

En el trascurso de la última junta de gobierno de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana, el actual decano Ferderico Martínez Roda planteó la plena desvinculación de la entidad del Patronat de la RACV, obviando que dicha “desvinculación” ya había sido públicamente manifiesta por el presidente del Patronat, Eliseo Puig, en junio del pasado año.

En la deriva a la que Martínez Roda está dirigiendo a la centenaria fundación, la descabalga de sus fines fundacionales de cultivo, investigación y defensa de todo lo genuinamente valenciano para ponerla al servicio del pancatalanismo manifiesto auspiciado por los actuales gestores políticos de las instituciones valencianas y de la bastarda y sucursalista AVL dirigida por el otrora académico de la RACV Ramón Ferrer. Ello le ha llevado a plantear la desvinculación del Patronat de la entidad, dado que éste está a punto de lanzar la segunda edición del Diccionari General de la Llengua Valenciana, del cual el Patronat de la RACV es poseedor de todos los derechos de explotación gracias a un acuerdo de cesión de los mismos, firmado entre ambas entidades en 1999, y por el cual el Patronat asumía el coste íntegro del trabajo de investigación, elaboración, edición y publicación de la obra.

Puig comenzaba su misiva condenando los intentos del actual decano, iniciados por el anterior decano Enrique de Miguel, de disolver torticeramente el Patronat, a causa de la línea crítica que los principales mecenas de la fundación han ejercido contra los amagos de acercamiento a la AVL de ambos decanos, ahora consumados con el acuerdo de establecer un marco de colaboración en materia de lengua con la catalanista AVL. Según manifestaba Puig en su misiva, “el Patronat ha ejercido no solo de mecenas de numerosas actividades y trabajos de la entidad durante sus cinco lustros de existencia, sino también de guardián de los principios rectores de la entidad, hecho que podría estar resultando de extrema incomodidad a los anhelos de un sector minoritario de la centenaria fundación cultural, empecinado en confluir con la AVL”. Eliseo Puig también acusaba a Martínez Roda de “dejación de funciones” al contravenir los principios fundacionales y estatutos de la entidad facilitando al acceso del catalanismo auspiciado por Ramon Ferrer, la AVL y los actuales gobernantes, a la Real Acadèmia, así como de evitar rendir cuentas ante el Patronat de sus actividades, dado que en dos ocasiones durante 2016 se le había requerido para reunión urgente y el decano declinó mantener dicho encuentro con la finalidad de dar explicaciones de su gestión.

En todo caso, el presidente del Patronat mostraba, en su escrito de “desmarque”, su consternación por los intentos de apartar y disolver el Patronat: primero por parte del ex decano Enrique de Miguel “invitando” a la entidad a eliminar el escudo de la RACV del logotipo oficial del Patronat, y en mayo de 2016 ante la prohibición de Martínez Roda de celebrar las asambleas de patronos en las instalaciones de la RACV y la coacción para que Patronat modificara su domicilio social y fuera expulsado definitivamente de la sede social de la Real Académia de Cultura Valenciana.

Puig acusaba así a Roda de “conspirador e intoxicador”, dada la circunstancia de que el actual decano estaba intentando a mediados de 2016 concretar vía mail reuniones con los representantes de otras asociaciones del ámbito sociocultural valencianista con la finalidad de “llevarlas a su terreno” y venderles las bondades de sus gestiones con la AVL. Puig remarcaba en su carta abierta la posibilidad de que la votación de la propuesta de acercamiento a la AVL hubiera sido irregular y fruto de un pucherazo.

Para finalizar su severa misiva, Eliseo Puig instaba enérgicamente a los académicos de la entidad a hacer valer el artículo 2 de los estatutos de la RACV y a repudiar a Roda y sus actividades.

Comments

comments

Comparte.