Reducir capital y agrupar acciones, los dos retos de Bankia

0

En una Junta General de Accionistas de una entidad como Bankia salen muchos titulares. De la celebrada hace un par de semanas en Valencia salieron dos acuerdos muy relevantes sobre su estructura financiera en el futuro: la reducción de capital social en beneficio de las reservas y la agrupación de acciones.

Todo gran viaje comienza con un pequeño paso. En Bankia afirman que son muchos los pasos que entre todos han dado durante los últimos años para situarse como una entidad líder, con el inexcusable objetivo de convertir a la entidad en el mejor banco de España.

En la Junta General de Accionistas, celebrada el 24 de marzo, los accionistas aprobaron prácticamente por unanimidad todas las propuestas presentadas. Corroborando y avalando el trabajo y los logros conseguidos.

Dentro de la elevada importancia de todos los acuerdos alcanzados, vamos a centrarnos en los puntos 2 y 3, que tienen un claro perfil financiero. Son los relativos a la reducción del capital y a la agrupación de acciones en circulación. Estas medidas ayudarán a afrontar dos importantes retos:

Reto 1. Cumplir con los requerimientos regulatorios de capital y MREL de la forma más eficiente.

La reducción de capital mediante la disminución del valor nominal de la acciones tiene como objetivo una mejor adecuación de la estructura de capital, reduciendo el capital social e incrementando las reservas voluntarias. Esta modificación permitirá obtener una mayor flexibilidad a la hora de gestionar los nuevos requerimientos de instrumentos subordinados que previsiblemente implicará el nuevo marco MREL, así como optimizar el coste de cumplir con los requerimientos de capital impuestos por el Banco Central Europeo (BCE).

En otras palabras, los reguladores demandan que un porcentaje del pasivo de Bankia esté compuesto por instrumentos capaces de absorber pérdidas (instrumentos subordinados). La adecuación de la estructura de capital aprobada, mayor porcentaje del nivel de reservas voluntarias, permite al banco tener una mayor facilidad para cumplir con los requerimientos y consecuentemente minimizar su coste, ya que es una de las variables clave analizadas por los inversores de este tipo de instrumentos.

Reto 2. Fomentar la negociación de nuestra acción en el mercado e incentivar la entrada de nuevos accionistas.

La propuesta para agrupar el número de acciones en circulación contrasplit consiste en agrupar una acción nueva por cada cuatro preexistentes, reduciendo así el número total de acciones de la sociedad. La cotización de la acción automáticamente se cuadruplicará incidiendo en una mejora a la hora de negociar las acciones en el mercado, sin implicar ningún impacto económico-financiero para Bankia o sus accionistas.

Actualmente, cuando la acción de Bankia sube o baja un céntimo, supone un movimiento elevado en términos porcentuales. Con la agrupación de acciones se reducirá esta volatilidad, es decir, se conseguirá tener un precio más atractivo con implicaciones que transcienden la mera cosmética.

Muchos gestores especializados utilizan la volatilidad como medida clave para calibrar el riesgo de su inversión, una mejor fijación de precios con menores niveles de volatilidad facilitará sus inversiones y la entrada de nuevos inversores. Medida que claramente favorecerá, según fuentes de Bankia, a los actuales accionistas.

Comments

comments

Comparte.