La ocupación del Luis Vives cumple un mes a la espera de avances en mediación

0

La ocupación del colegio mayor Luis Vives de Valencia cumple hoy un mes, a la espera de que el proceso de mediación iniciado y que llevan a cabo dos grupos especializados permita solucionar el conflicto de manera pacífica y mediante el diálogo.

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Valencia estableció en su última reunión, el pasado martes, el plazo de una semana para comprobar si se producen avances en la mediación, que desde mediados de mayo llevan a cabo la Federación para la Mediación de la Comunitat Valenciana y El Rogle.

En caso de que haya avances, la Universidad de Valencia ha anunciado que podría ampliar en unos días el periodo de negociación, pero si no los hay el Consejo de Gobierno volverá a analizar la situación y estudiará las diferentes alternativas.

El primer asalto al colegio mayor Luis Vives se produjo el pasado 1 de mayo, cuando una veintena de okupas entró en el edificio, lo que llevó a la Universidad a incrementar la vigilancia del edificio y reponer la valla provisional de seguridad que lo rodeaba.

Un día después, dos vigilantes de seguridad resultaron heridos al intentar impedir que otro grupo de okupas se sumara a los que ya estaban en el interior.

El 10 de mayo, un grupo de cuarenta personas desmontaron parte del vallado de seguridad que rodeaba el edificio y diez de ellos se introdujeron por las ventanas y sustituyeron a los cuatro okupas que permanecían en su interior.

La Universitat reforzó la seguridad con un doble vallado que no evitó un nuevo asalto el 12 de mayo, en el que un número indeterminado de personas rompieron las vallas y accedieron el edificio, tomando su control.

Este colegio mayor fue cerrado en 2012, después de que dos informes independientes y externos a la Universidad, así como un informe de la Unidad Técnica de la institución, detectaran “graves” déficit estructurales que impedían la utilización del edificio por los riesgos que podía suponer para la seguridad de las personas.

Desde entonces se ha trabajado en el análisis de distintas alternativas para poder rehabilitar y recuperar para usos universitarios este edificio protegido, declarado Bien de Relevancia Local, aunque la limitación presupuestaria lo ha impedido hasta ahora.

En la anterior reunión del Consejo de Gobierno de la institución universitaria ya se expresó “categóricamente y de forma inequívoca” el rechazo a esta ocupación “irregular”.

El rector de la Universidad de Valencia, Esteban Morcillo, ha insistido en la necesidad de que se produzca el desalojo pacífico de unas instalaciones que “no están en condiciones”, porque tienen “carencias estructurales”.

Morcillo ha defendido que la institución acoge actividades dirigidas a la sociedad valenciana, por lo que si cualquier colectivo quiere plantear actividades lo que tiene que hacer es plantearlas al equipo de gobierno, en lugar de hacerlo mediante “la ocupación violenta” y el “asalto de un edificio”.

Comments

comments

Comparte.