La generación del encefalograma plano asalta el poder

0

Estoy convencida de que a cada país a lo largo de su historia le corresponden hombres y mujeres con pocas luces y que sin embargo han llegado a puestos de poder desde donde masacran y torturan al resto de ciudadanos.

Lo que ya no es normal es que en estos momentos España soporte los del resto de Europa. Me explico, los Rufián, Garzón, Espinar, Montero, Tanias y demás especímenes.

Han salido de la nada, no sabíamos de ellos y de repente, se aúpan a la ventana de la política y los tenemos decidiendo sobre nuestra vida cuando no son capaces ni de atarse los cordones de los zapatos.

Y piensas con razón que algo hemos debido hacer mal y que la furia de los dioses que son muy bordes, ha caído cual losa de plomo sobre nosotros. Y va para largo.

Son ignorantes, incultos, incapaces de sumar dos y dos cuatro, pero la política, que en España atraviesa uno de sus peores momentos, con total ausencia de intelectuales en sus filas, los ha puesto ahí para vergüenza del resto de ciudadanos que no damos crédito y nos echamos las manos a la cabeza, no una, sino varias veces al día.

Quizás sin redes sociales no nos llegaría su estulticia, pero hete aquí, que opinan todos los días y sus opiniones nos hacen sonrojar como personas instruidas y sensatas que somos.

Y lo peor es que va para largo porque tras las sucesivas leyes de educación, nuestros jóvenes, no todos, claro, aplauden a estos ninots de falla, les ríen la gracia y piensan que con ellos al fin del mundo.
Por supuesto al fin del mundo del bienestar y la caída sin paracaídas, hacia la miseria y la desesperanza.

A los que nada les costó difícil es explicarles que “nada” es gratis en este mundo, que lo que tú disfrutas, puede que otro y sin el puede, se lo haya tenido que currar, que nadie da duros a cuatro pesetas y que si quieres llegar a algo en la vida o te esfuerzas y trabajas duro, o robas directamente y sin escrúpulos.

Luego tenemos a los que siendo un pelín más inteligentes manejan a los lerdosbcomo si fueran marionetas, estos serían los Rajoy, Sánchez o Iglesias, hay más, pero sirven tres ejemplos.

Sabiendo lo que la masa aborregada, pide, se lo dan a pequeñas píldoras, no sea que se atraganten. Les dan datos, influyen en sus opiniones y dirigen sus mentes, sabedores de que un pueblo culto sería una sociedad peligrosa y eso no les interesa.

Luego, de vez en cuandobsurgen las Paulas, Belenes, Tolerdos, que todo país que se precie tiene, seres inútiles que pululan por las televisionesbsin más oficio que entretener. Serían los bufones en la época medieval, poca cosa. No son peligrosos pero ayudan a incrementar el nivel de mentecatosbpor metro cuadrado que padecemos.

Y ahora viene lo bueno, el resto de nosotros castigados a sufrir el suplicio de Sísifo, a cargar una y otra vez con colectivos improductivos a los que mantenemos con el esfuerzo de nuestro trabajo.
La buena noticia es que somos muchos, aunque, pensemos lo contrario, que el sentido común nos acompaña y que rezamos todos los días para que se abran los nubarrones y por finbveamos algo de luz en esta España maltratada y desesperada.

Que sólo queremos igualdad de oportunidades para empezar a andar, poder crear nuestros negocios, o trabajarbsin esclavitud. No queremos romper nada, sino mejorar lo que ya existe. Pedimos respeto y colaboración entre todas las comunidades y que se cree riqueza que pueda influirbpara bien en nuestras vidas. Tampoco es pedir demasiado.

Comments

comments

Comparte.