Soy Moni la exploradora

0

Ahora hay una nueva forma de gobernar y es que cuando las cosas se ponen feas, busco un mapa, cierro los ojos y señalo un punto en Oriente, da igual si es medio, o entero.

Esto hace nuestra querida vicepresidenta Mónica Oltra, se va y así no tiene que dar explicaciones a nadie, además como se decía antes, el que quiera saber que se vaya a Salamanca.

Aquí nos quedamos perplejos y ya empezamos a llamarla “Moni la exploradora” como los dibus, solo que aquella es una niña y nos hace gracia, ésta ninguna.

Pasa un día y cual Angelina Jolie nos la vemos con unos niños de Cisjordania haciéndose la foto de rigor. Oiga hasta ahí nada que objetar, por mí como si se tira un año visitando campamentos de refugiados y se queda allí a vivir.

Lo malo es que aquí en Valencia también hay niños que han llegado en pateras, solos, enfermos y han sido llevados a un centro de menores porque de otra forma estarían desatendidos mendigando en las calles. Sé de lo que hablo, he sido voluntaria en un centro de menores, tres años por cierto, lo llevan unas religiosas, de forma muy organizada y correcta.

Centros de menores que usted en dos años no ha visitado, ni se ha preocupado de saber en qué condiciones estaban hasta que el tema le ha estallado en las manos y se ha dado de bruces con una realidad muy incómoda.

Otro en su lugar, con humildad  habría reconocido y entonado el “mea culpa”, pero eso en usted es mucho pedir. Se fue a Las Cortes cargada de soberbia a blandir en la mano los nombres no sabemos si ficticios o no de niños que habían sufrido abusos, mire que casualidad en un centro dirigido por religiosas.

Inmediatamente mandó a los inspectores a comprobar tales fechorías y cuando el mensajero volvió, comprobó que los centros con más carencias y más hechos polvo son los de gestión pública, o sea, su gestión que ni está, ni se la espera.

El tema dio para algunos titulares, su cabreo, el de las monjas y poco más, aquí paz y después gloria, peccata minuta. No ha visitado que sepamos todos los centros para ver in situ aquello que le cuentan, no se ha sentado con los niños a comer o a cenar, le aseguro, que la comida no lleva gusanos, tranquila.

Con ello nos está demostrando su postureo, actuaciones, de cara a la galería. Por eso, que se fotografíe con niños con los pantalones raídos nos la trae, al pario, sabemos que no siente nada por ellos, como tampoco le preocupan los de la Comunidad Valenciana. No lo digo yo, lo demuestra usted con sus actuaciones.

Sabemos lo que hizo el PP en nuestra Comunidad, el grado de corrupción era insoportable, pero ustedes van por la misma, línea con unas políticas tan descabelladas que dan miedo, con la soberbia y la prepotencia como estandarte. Los ciudadanos ya no sabemos donde escondernos para que el brazo de la ley, su ley, no nos alcance y entonamos el virgencita que me quede como estoy, por si acaso.

No sé el tiempo que va a ejercer usted como embajadora de buena voluntad de la Generalitat Valenciana, sí, valenciana, mal que les pese, pero si le digo la verdad ni me importa, pienso con sinceridad que los valencianos estamos mejor sin tener que soportar a una política como usted, y de los niños de los centros de menores no se preocupe, posiblemente gente buena vela todos los días por ellos.

Que le aproveche.

Comments

comments

Comparte.