Pare Climent, una vida dedicada a Dios, a la música y a la genuina cultura valenciana

1

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ofició ayer jueves la misa por el canónigo prefecto de música sacra de la Catedral de Valencia y académico de la RACV, José Climent, fallecido este pasado miércoles con 89 años y al que ha definido como “músico de raza”, que “siempre buscó y comunicó en la música la suprema belleza de Dios”.

En la homilía en la Seo, Cañizares también ha destacado del canónigo su “testimonio de resurrección y de eternidad en una vida entregada al Señor a través de la música religiosa, sagrada y litúrgica desde antes de ser sacerdote y en su prolongada vida sacerdotal”, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

En la misa en sufragio por el sacerdote, organista y musicólogo valenciano, el cardenal ha insistido en que “la verdadera belleza es el amor de Dios, como dice el papa Benedicto XVI”. “José, a través de la música, intentó y logró que la acción litúrgica resplandeciera según su propia belleza, ya que ésta no es un elemento decorativo de la acción litúrgica”, ha manifestado.

Cañizares ha recordado que el canónigo le decía: “Para Dios, lo mejor, y de Dios viene lo mejor, que es la buena música y ése es el testimonio que nos deja José Climent, y ese testimonio, esa fe, es lo que salva al mundo, y en esa fe está el futuro del hombre y la sociedad, la paz entre los pueblos y el perdón para las gentes”.

Además, ha subrayado la importancia de la misa que “con tanta devoción celebró siempre José Climent, todos los días, y a la que dedicó toda su vida, y realzaba esa belleza con la música que tan delicadamente interpretó y realizó”.

LA MÚSICA, MÁS QUE ELEMENTO DECORATIVO

En este sentido, el cardenal ha asegurado que, para el canónigo, “la música no fue un elemento decorativo en la liturgia sagrada, sino que comprendió, desde muy pronto, y ratificó, hasta muy tarde, que estaba en la entraña misma de la liturgia”. “Por eso se comprenden algunos enfados suyos cuando consideraba que era insuficiente la atención a una mayor calidad de la música”, ha aseverado.

José Climent era hijo predilecto de su localidad natal, Oliva (Valencia), donde este jueves han recibido sepultura sus restos mortales y cuyo conservatorio musical lleva su nombre. También era hijo adoptivo de la ciudad de Valencia, por acuerdo de su Ayuntamiento en 2010, así como director honorario del conservatorio local José Iturbi. La misa ha sido concelebrada por monseñor Esteban Escudero, obispo auxiliar de Valencia, y el cabildo de la Catedral.

LA RACV TAMBIÉN ENSALZA LA FIGURA DE CLIMENT

Climent ostentaba la medalla número 22, desde que ingresara en la RACV el 31 de mayo de 1983.

Natural de Oliva (28 de agosto de 1927), realizó sus estudios en el Seminario Conciliar de Valencia alternando los musicales con Eduardo Soler, Joaquín Piedra y José Roca; en el Conservatorio de Música de Valencia; en la Escuela Superior de Música Sacra de Madrid con T. Manzarraga y Samuel Rubio; y en el Instituto Católico de París.

En 1951 tomó posesión como primer organista de la Catedral de Valencia y de la Real Basílica de Nuestra Sra. de los Desamparados. Desde 1981 es el Canónigo Prefecto de la Música Sacra de la Catedral de Valencia.

Fundador y Director del Conservatorio Municipal de Música José Iturbi, en 1985. y del Josep Climent d’Oliva

Director del Instituto de Musicología de la Institución Alfonso el Magnánimo, dirige las ediciones “Retrobem la Nostra Música” y Presidente de la Comisión Diocesana de Música Sacra de Valencia.

Como organista y como Director de la Coral Infantil Juan Bautista Comes y de la Escolanía de Nuestra Señora de los Desamparados ha participado y dirigido numerosos conciertos.

Ha impartido numerosas conferencias y ha publicado artículos en las revistas Anuario Musical del C.S.I.C. y Tesoro Sacro Musical entre otras. Entre su obra editada destaca tanto la histórico-musical como la publicación de canciones folklóricas valencianas y la Opera Omnia Vocal de Juan Cabanilles, siendo el continuador de H. Anglés en la preparación de la Opera Omnia Orgánica de la que lleva 4 volúmenes publicados. Además de la publicación de muchas obras de los compositores catedralicios ha dado a luz toda la obra inédita castellana de Juan Bautista Comes. Escogiendo unos títulos podríamos señalar: Juan Bautista Comes y su tiempo (1972) en colaboración con Joaquín Piedra, Historia de la Música Contemporánea Valenciana (1978), Historia de la Música Valenciana (1989), Libro de Tocatas para Címbalo de Vicente Rodríguez Monllor (1978), Veinte Sonatas de Rafael Anglés (2003), La Catedral de Valencia, devenir musical en el siglo XX (2005). Fondos Musicales de Región Valenciana logrando una segunda edición de la de la Catedral de Valencia, Cançoner de Gandía y Cançoner d’Ontinyent.

Correspondiente de la Real Academia San Jordi de Barcelona y de la Real Academia de Bellas Artes San Carlos de Valencia. En 1964 obtuvo el premio Valencia de Literatura y ha sido premiado en tres ocasiones con el premio Extraordinario del Ayuntamiento de Valencia en els Jocs Florals de la Ciutat i Regne de Valencia, en 1960, 1963 y 1967.

Comments

comments

Comparte.

1 comentario

  1. Pingback: Anónimo