Chocolates Valor cerró 2016 con ventas de 101 millones y apuesta por la diferenciación para crecer

0

Chocolates Valor apuesta por la “diferenciación” como clave del éxito de la compañía y como palanca para impulsar su crecimiento, después de cerrar el pasado ejercicio con unas ventas de más de 101 millones de euros.

“La diferenciación es uno de nuestros pilares y ha sido una de las claves del éxito de nuestra empresa, porque ésta nos permite renovarnos sin perder nuestros valores y fomenta el orgullo de pertenencia a la empresa y el sentimiento de pasión por lo que hacemos”, ha asegurado el consejero delegado y presidente de Chocolates Valor, Pedro López, durante su ponencia en la cuarta sesión del X ciclo Esade-Deloitte ‘La empresa familiar del siglo XXI: retos y oportunidades’.

López ha subrayado que entre los retos que se ha marcado la compañía están “liderar el mercado español de chocolates y chocolaterías, además de crecer internacionalmente y continuar siendo referencia de calidad y placer en chocolates negros, con almendras y sin azúcar”, ha asegurado López.

Chocolates Valor cuenta con casi 350 personas en plantilla y produce en sus fábricas de Ateca (Zaragoza) y la Villajoyosa (Alicante) una media de 20.000 toneladas de chocolate al año. La compañía crece a un ritmo del 12% y abarca un 17,5% de la cuota de mercado en tabletas de chocolate, donde lidera los segmentos de chocolate negro, chocolate sin azúcar, chocolate con frutos secos y chocolate a la taza.

“NOS GUSTA SER UN CHOCOLATE PREMIUM Y ACCESIBLE”

La multinacional española opera en más de 60 países, con un especial foco puesto en Colombia, Chile, Estados Unidos, Canadá y Filipinas, además de estar presente en todo el sector de gran distribución de España.

“Nuestra misión es ofrecer placer a través de nuestros productos y servicios, mediante la diferenciación y la calidad de nuestros productos y servicios. Nos gusta ser un chocolate premium y accesible”, ha señalado.

De esta forma, López ha hecho referencia a dos hitos de su historia como fue en los años 60 las tabletas de ‘chocolate puro’ con “tabletas con un porcentaje de cacao más alto y un tamaño más grande que el de la media del mercado en ese momento”. “Fue una decisión arriesgada que tomó mi padre, que hoy en día es un elemento diferencial y un concepto generalmente asociado a nuestra marca”, ha recordado.

También ha destacado la apertura de su primera chocolatería en 1984. “Fuimos pioneros en el sistema de franquicias, poniendo en juego una marca consolidada. Ofrecemos una experiencia de placer y gozo, para compartir con familia y amigos, en torno al chocolate”, ha indicado.

Comments

comments

Comparte.