El cuarto poder se vende por derribo

0

¿Quién se acuerda ya de aquellos tiempos donde la prensa libre era el Cuarto Poder? Hay jóvenes que eso no lo han conocido. Por desgracia la prensa actual, tanto en papel, como online o las radios, se han vendido al mejor postor, salvo honrosas excepciones, pero, contadas con los dedos de la mano.

Es lo que tiene el mundo infame de las subvenciones, que el gobierno de turno, te compra, a cambio, de que escribas lo que a ellos, les beneficia, cortando de raíz cualquier noticia que pueda ser interesante si se publica objetivamente.

Quizás ese sea el mundo que queremos construir, el del pensamiento único bajo un único también, Orden Mundial. Donde pensar sea mal visto y las responsabilidades, por tanto, no existan . Un mundo de autómatas sin cerebro pero sonrientes.

Todo esto viene, porque en Valencia han surgido radios que patrocinadas por derecha e izquierda, intentan dar un aire de libertad que no tienen. Invitan a partidos con corrupción en sus filas para qué expliquen cómo ven ellos el panorama y me pregunto ¿el panorama de qué, del engaño, la traición y la corrupción? Bendita radio o radios pues.

Evidentemente nos quedan las redes sociales, que son un cajón de sastre, donde todos subimos todo con la vana esperanza de que entre tanta información se consiga sacar algo que no esté manchado de rencor, mala baba, o partidismo barato.

Esto que vivimos con una prensa secuestrada no tendría mayor importancia si no fuera porque millones y millones de personas no tienen capacidad para hacer un análisis objetivo y por tanto crítico y son caldo de cultivo, para ser manipulados, o en un sentido, o en otro.

Hace no mucho, lo hemos podido comprobar con el partido de reciente creación Podemos, aupado directamente, por una cadena de televisión que nos ha vendido el producto con lazo incluido.

Los medios de comunicación tiene esa capacidad de mover a las masas y hacer de ellas simples borreguitos sin capacidad de reacción.

Afortunadamente quedan lobos solitarios, valientes de la pluma, que no dudan en escribir la realidad sin anestesia. Solo les importa exponer acontecimientos tal como suceden y que sea el lector el que saque sus propias conclusiones.

Antes, hace siglos, no se enteraban de casi nada, ahora, la noticia corre como la pólvora a los pocos segundos de producirse. No sé si ellos eran más felices que nosotros, pero, lo que es obvio es que estamos saturados de todo y hay que ir apartando verdad de mentira.

Nos hemos convertido en jueces y testigos, condenando con rapidez, sin haber escuchado a las partes. Todo hoy, va demasiado rápido y hay que echar el freno.

Pero algo bueno tendríamos que extraer de todo esto, a poco que queramos, podemos crear nuestro periódico, o radio, e informar de aquello que nos parezca más interesante. Ser nuestros propios jefes a la hora de compartir.

Porque ¿qué son los medios sino herramientas para filtrar noticias y acontecimientos? Si creas un partido político y los medios están vendidos al poder dominante, sé tu propio altavoz, ahora con ganas todo es posible.

Que sepas venderte o no, eso es ya harina de otro costal.

Comments

comments

Comparte.